b_400_0_16777215_00_images_culturaalsur_cuento.jpg

Por: Rebeca Ruiz Riveroll
Esta vez no quiero escribir historias con finales felices, sólo anhelo retratar tu realidad. Tampoco deseo quejarme de los malos gobernantes que tenemos, mucho menos manipular tu mente para que votes por “el que hará la diferencia”. No pretendo hablar sobre “el aumento” que ha tenido el salario mínimo, ni pretendo manifestar mi orientación sexual o exigir la igualdad de géneros.

Tú, la de hermosas zapatillas y maquillaje de Lancome, tú el que se ha comprado el último modelo de iphone, que día a noche se la pasa en su oficina, cumpliendo su trabajo. Tú que “toreas” a los carros para vender periódicos, flores y chicles.
Tú el que lees estás líneas, el desadaptado, revolucionario, izquierdista, homosexual, divorciada, solterona, cristiano, ateo…
¿Por qué la gente no acepta esos hermosos implantes que te has colocado? ¿Por qué las personas critican que tú ya pases de los 40 y no te hayas casado? ¿Por qué no crees en lo mismo que yo?
Ya paso el año 2000 y aún el mundo no desaparece, tu reflejo sigue asomándose, pero ha olvidado su humanidad, la ha sepultado con etiquetas ofensivas que sólo reconocen control y egoísmo.
Comprando adornos navideños, pretendes despedir este año: ¡Qué comience la navidad, conviértete por una noche en “el modelo a seguir de ser humano perfecto”! Ya casi comienzan los buenos deseos y el brindis porque “todo ha de cambiar”. “¡Navidad, navidad dulce navidad… cuánta gente sabe actuar!” Ahora comienzan los mensajes de felicitaciones por whats app, tu muro de Facebook se pinta de color blanco y rojo. Ha subir por Instagram las fotos de tus vacaciones perfectas. ¡Navidad, Navidad dulce navidad… a seguir perdiendo nuestra humanidad!
Si por cada mensaje en las redes sociales, la gente recibiera una sonrisa, un “gracias”, “te ayudo”, “lo siento” “Te acepto”. Quizá, sí habría algo que festejar, reconocer el amor, festejar la tolerancia, darle la bienvenida a la aceptación.
Las navidades con Santa Claus siempre han existido, hoy deseo un festejo contigo mismo. “¡Navidad, Navidad dulce navidad/ la alegría de este día hay que celebrar!”
 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook