b_400_0_16777215_00_images_entrevistas_junio_glam-boutique.jpg

Texto y foto: Yeni García

American Glam es una cadena de boutiques que ha sido creada para satisfacer las necesidades y gustos de nuestras clientas, otorgando cada temporada productos a la moda y los complementos necesarios para que luzcan bellas y a la vanguardia.

Jorge Coutiño Alegría, Originario del municipio de la Concordia, contador público de profesión y master en administración de empresas. Inició desde los 17 años de edad con la venta de ropa, lo cual al finalizar su carrera como contador público, decide emprender algo propio, llevándolo hoy en día a dirigir seis boutiques de ropa para dama aquí en Tuxtla Gutiérrez. En entrevista con Código Sur, Jorge Coutiño Alegría nos comparte los inicios de esta productiva labor empresarial.

-Contador Jorge platíquenos ¿Cómo inicia con este negocio de la venta de ropa?
- a los 17 años comencé a trabajar con la venta de ropa, estudiaba la preparatoria en la Salazar Narváez, y al terminar la carrera yo ya tenía la experiencia en ventas y tenía dos opciones, trabajar en gobierno o iniciar algo propio. Al consultarlo con mi Papá que pondría una boutique de ropa, me cuestiono del porqué de mi decisión, ya que tal vez su ilusión era que me hiciera cargo del rancho, lo que te puedo decir es, algo que nos preparan en las universidades es para ser trabajadores y no emprendedores, y una de las bendiciones fue que emprendí un negocio que no era herencia de familia, y eso me dio la seguridad de abrir mi primera boutique teniendo un espacio muy pequeño y que quedaba ubicado en la 2ª poniente sur #160.

-¿En qué año se consolida la primer boutique?
- fue el 30 Septiembre del año 1995, iniciando con una persona, en esta fecha arrancamos con la primera boutique, día a día fuimos creciendo, con mucho trabajo y esfuerzo, muchos retos que afrontar. Desde el primer año que inicié el negocio no viajaba, posteriormente ya viajaba a la ciudad de México, luego a Guadalajara y actualmente a los Ángeles, Estados Unidos.

-¿Qué lo convenció que era la decisión correcta para incursionar en la venta de ropa, y que ahora después de 21 años se mantiene en la preferencia y gusto de sus clientes?
- Cuando uno tiene un negocio propio, siempre se hace algo importante, primero crear una fuente de empleo para nosotros y la otra crear fuentes de empleo para apoyar a otras personas, y la razón que me llevo a tomar la decisión, en aquel momento, era trabajar en gobierno o en algo propio, y decidí en algo propio, ya que en aquel tiempo tenía un compañero que trabajaba en gobierno y ganaba mil ochocientos pesos, y yo vendiendo ropa ganaba hasta ocho mil pesos. Claro en gobierno pues se tiene cierta comodidad, de tener una oficina, tu escritorio, con clima y ajustado a un horario, en cambio aquí pues era distinto, ya que era viajar, cargar maletas, caminar largas cuadras para ir comprando la ropa, claro es importante resaltar que muchas veces por ahorrarnos el transporte y así pasar estas experiencias te lleva a valorar mucho más el esfuerzo que se hace día a día, el ahorro es parte del éxito, que es parte fundamental en una empresa.
Los japoneses siempre dicen que hasta el décimo año quitan un poco de las ganancias para estar invirtiendo para que el negocio se fortalezca.

- Con la apertura de la primera boutique, ¿A qué retos se enfrentó para consolidarlo y abrir más sucursales?
- Hay muchos retos que vencer todos los días, uno de los retos más importantes es la administración, que es un principal factor, pero sobre todo la innovación. Durante la maestría leí un libro que se llama innovar o morir, y dice: “que lo que hiciste bien hoy, mañana eso ya no sirve, y mañana hay que hacer algo diferente para poder ganar”, parte del éxito que nosotros hemos hecho es eso, innovar cada día. En su tiempo primero iniciamos con la venta de la marca boy London, que era marca que gustaba, ya que inicié con ropa de caballero, posteriormente la marca Edoardos, esa marca me llevo a una expansión mucho mayor y aperturando cuatro sucursales, lo cual ahora nos ha llevado estar en plazas importantes aquí en la ciudad. Yo creo y pienso que nuestros principales maniquíes son nuestras clientas que están en las calles, que están satisfechas con el producto, manejar buenos precios, con ropa de calidad y hacer que cada persona se vea más bonita con un vestido, y estar al pendiente de los detalles, como le horma el vestido, la tela y la calidad.

-¿Cuántas tiendas de American Glam existen en Tuxtla Gutiérrez y cuántos empleados tiene?
- son seis tiendas, con una plantilla de treinta personas en total. Traemos el proyecto de crecer y expandirnos a la Ciudad de México, consideramos que hay un potencial de crecer allá, nuestra marca ya está registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), que le ha dado un valor agregado a cada uno de nuestros productos. La satisfacción y el embellecimiento de la mujer es nuestra filosofía, no solo es vender sino que el cliente quede satisfecho para que nos recomiende, siempre he creído que la mejor recomendación es la de boca en boca y a todo el equipo es lo que les inculcamos que no solo es vender por vender, sino que el cliente venga permanentemente a nuestras boutiques, ofreciéndole innovadoras formas de pago, tenemos el propio crédito de la tienda, así como de otras promociones con tarjetas de crédito y también sistema de apartado.

-¿Qué encontramos en American Glam?
-Nuestra política desde que nacemos como empresa siempre ha sido la innovación, considero que lleva dos cosas; buscamos moda y se la ofrecemos a nuestros clientes, una mezcla de moda contemporánea y a la vez tradicional, siempre buscando una combinación de moda enfocada a la actualidad.

Clave del éxito

-¿Cuáles han sido los pilares que lo ha llevado al éxito?
- Estoy seguro que los más importantes han sido: la administración, innovación, en como asumir los retos y riesgos para crecer y fortalecernos como empresa. Aperturar en las plazas fue algo descabellado ya que son otras políticas, es estar muy pendiente de los cambios y de lo que quiere el cliente, y al hacer esos cambios el éxito llega, porque estamos satisfaciendo las necesidades del cliente, no es lo que queremos nosotros como empresa, sino la de ellos. La primera pregunta que me hice fue, ¿que quisiera de esta empresa?, y todo lo que yo quiero es la buena atención, que sea de buena calidad, que me horme bien y me vea bien, que hayan precios accesibles y promociones, buena atención del personal y brindar una sonrisa, y si nosotros hacemos esto con las personas que entran a nuestra boutique estamos convencidos que le daremos un trato como reina, como ellas se lo merecen y de esta manera hacer de nuestra empresa algo maravilloso para ellas.

Agradezco a ustedes, al equipo de Código Sur, por fijarse en mi persona, en mi empresa y que estas palabras puedan llegar a las personas y decirles: “El ser constantes y perseverantes nos lleva a tener patrimonios y que se logran a través de una historia, es un camino y a la vez un proceso, porque esa alegría que vamos dejando en el camino, lo recordarán para siempre y que mejor sea en nuestra familia y claro con nuestros clientes.

 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook