b_400_0_16777215_00_images_entrevistas_julio_Sergio-Corona.jpg

Texto y fotos: Jorge Santa María.

Sergio Corona nació un 7 de octubre de 1928 en Pachuca, Hidalgo. Es uno de los pioneros de la televisión mexicana. Su llegada al mundo de la televisión fue de manera fortuita, su pasión siempre fue el baile, pero sin darse cuenta la actuación le daría el reconocimiento internacional y el cariño de quienes trabajan con él.

Recientemente disfrutó del aplauso de la producción y de los medios de comunicación por haber llegado a la grabación de 600 capítulos de un programa que se ha convertido en apoyo para quienes logran ver su mensaje, “Como dice el dicho”, tuvimos la oportunidad de hablar con él en exclusiva para DigitAllPost y esta fueron sus palabras.
Código Sur: Para mí, señor Sergio Corona es un privilegio y un gusto reconocerlo como uno de los pioneros de la televisión en México, base fundamental en los hogares mexicanos.
Sergio Corona (SC): Gracias. Quiero decirte como dato que yo me inicié como bailarín clásico en 1947, pero me han tocado varias cosas significativas en el espectáculo mexicano, entre ellas formando parte de un ballet que se llama "Chapultepec", que lo dirigía y lo fundaron los hermanos José y Ricardo Silva junto a Gloria Mestre. Me inicié con ellos cuando el ballet Chapultepec estuvo en la primera transmisión de televisión comercial, más bien lo que se enseñaba al país, eso fue el 30 de agosto de 1950, ahí bailé con el ballet Chapultepec en el Hipódromo de Las Américas, en la misma inauguración formaron parte los papás de Plácido Domingo (Pepita Embil y Plácido Domingo padre), Jorge Santibáñez fue el locutor que llevó la transmisión del programa.
Al día siguiente se transmitió el informe presidencial del presidente Miguel Alemán Valdés, entonces fue muy importante para mí, me ha tocado estar en estrenos de teatro, he tenido de estar en muchas obras, cine... muchas cosas.
CS: Y en la televisión usted ha estado identificado de norte a sur en el país porque sus proyectos han creado éxito, desde el blanco y negro hasta hoy lo que se llama High Definition...
SC: Cuando inició la televisión, empezaron con las famosas telenovelas, eran de una semana y estuve en una telenovela que se llamó "Con las alas rotas", y era bailarín, se trataba de un bailarín que estaba nervioso porque iba a debutar, pero lo atropella un tráiler y le rompe las piernas, por eso de ahí el nombre. Por ejemplo, cuando la firma de coches Automex era parte de la publicidad que hasta un noticiero tenía, estaba yo trabajando en España y me hablaron para contratarme y realizar una presentación de los coches... Me ha tocado mucho, desde aniversarios como en "La Fiaca", hasta "Aeroplanos" que tuve que dejar por el compromiso en televisión que tengo.

CS: Hay una diferencia muy grande muy grande entre la televisión de ayer y la hoy... ¿Se ha tenido que adaptar a las nuevas generaciones o ha tenido que enseñarles a ellas para poder tener la comunión con este tipo de producciones?
SC: Me han sorprendido los adelantos y sabiendo de donde vengo no me costó ningún trabajo adaptarme a los tiempos, antes había cámaras inmensas y ahora son pequeñas, me tocó los estudios de cine como el San Angel Inn, los estudios Tepeyac, justamente ahí en una ocasión acompañé a un amigo que es actor que iba recomendado por Enrique Rosado, un crítico de cine en esa época a una producción que dirigió el maestro Fernando Soler que se llamó "El grito de la carne", mi amigo entró y a los quince minutos salió don Fernando Soler, me preguntó si bailaba y le respondí "sì", "¿Ya dieron el personaje de 'Julián' si no dénselo". Así fue mi debut en el cine, era un estudiante de baile. Trabajar con Fernando Soler, fue un tesoro de aprendizaje, aceptaba su dirección.
CS: Usted ha pertencido siempre a esta empresa desde que era Telesistema Mexicano, esta apertura que hay de poderse ir a trabajar a cualquier parte... ¿Cómo lo visualiza?
SC: Yo tengo el compromiso con Televisa, no he trabajado no sólo en Televisa, trabajé en el canal cuatro cuando era sólo de Rómulo O'Farrill, después se vino la fusión con Emilio Azcárraga Vidaurreta, y me tocó la generación de los "Tres Emilios", Azcárraga Vidaurreta, Azcárraga Milmo y ahora con Azcárraga Jean, he tenido la fortuna de que no he buscado trabajo ya que me lo han ofrecido, pasa eso porque cumplo, respeto, hay experiencia, muchas cosas.
CS: La memoria que tiene es envidiable... ¿Ha pensado o ha estado escribiendo algo de sus memorias?
SC: Estoy en eso, estoy con una editorialista de nombre Marcelle Martínez que está en Francia, y con la comunicación que hay ahora le puedo mandar por correo, mi voz y ella toma esa narración para el libro, estoy usando la tecnología, en eso justo estoy, gracias por tus comentarios y por siempre estar al pendiente de mi trabajo. Saludos a todos.
 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook