b_400_0_16777215_00_images_notasdeldia_julian-nazar.jpg

Texto y foto: Insurgente Press.

Conocido como “El Talibán” por ser un hombre violento y como “El Matatigre”, el diputado federal priísta Julián Nazar Morales se registró esta semana como candidato a la presidencia del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con el apoyo incondicional del senador Roberto Albores Gleason, aún dirigente estatal del tricolor en Chiapas.

Ante todos los pronósticos de diferentes sectores del PRI en el estado que esperaban una planilla de unidad, Nazar Morales llegó al edificio del tricolor en Santo Domingo, en Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, acompañado de un grupo de personas afines a él y del senador Albores para registrar su planilla, la única planilla registrada después de que la presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMPRI), Rita Balboa, anunció que no se registraría porque no había “las condiciones, ni equidad política”.
Julián Nazar Morales es hijo de un campesino que se volvió, de la noche a la mañana, millonario gracias al erario público. Es acusado de fraude, usurpación de funciones y un desfalco a la Secretaría del Campo por más de 200 millones de pesos del Programa Integral de Maíz y Frijol (Pimaf).
De avalarlo, la Comisión Estatal de Procesos Internos, Nazar Morales se convertirá el próximo 7 de septiembre en el nuevo presidente del CDE del PRI en Chiapas, a pesar del repudio y rechazo de sectores, dirigentes municipales y de miles de militantes priistas.
La única planilla opositora a la de Julián Nazar, era la de Rita Balboa, dirigente de las mujeres priistas en Chiapas y la única mujer que había manifestado su interés por buscar la presidencia del PRI en Chiapas.
Rita Balboa anunció que no se inscribiría porque considero que fue bloqueada para registrarse.
Balboa aseguró: “La permanencia de grupos caciquiles que ostentan el poder dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Chiapas, quienes me han bloqueado permanentemente en el ejercicio de mis derechos políticos, me han llevado a decidir: No inscribirme en este proceso interno como candidata a la presidencia del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI en mi estado, porque no existen las condiciones de igualdad política ni piso parejo para los que aspiramos a la presidencia de nuestro partido.
“En Chiapas aún se mantienen cacicazgos, grupos de poder político dentro del PRI – todos encabezados por hombres- que no permiten el avance de las mujeres que hacemos política y queremos trabajar por el partido”.
Recordó que las mujeres han caminado un buen trecho en ser políticas y estar en la política. El avance de las mujeres, agregó, no ha disuelto a los grupos de poder dentro del partido que se niegan a darle la estafeta a las priistas.
“Quiero insistir que el objetivo principal de la política debe ser servir, no servirse. Pero hay quienes han perdido o nunca han tenido esa vocación de servicio. Y he aprendido que en política conciliar y buscar la unidad es necesario ceder, pero sé que nunca cederé ante una injusticia o contra lo que atente contra los principios del partido”, dijo.
Afirmó que como mujer, como chiapaneca y como militante del PRI “siempre he aspirado a servir a mis compañeras y compañeros y, desde luego, a buscar presidir mi partido”. Y señaló: “Las mujeres gobernamos muy bien. Las mujeres hacemos organizaciones y gobiernos plurales, honestos y con gran fuerza social”.
Pidió al presidente del CEN del PRI, Enrique Ochoa Reza, aplazar la convocatoria para lograr la unidad dentro del partido en Chiapas y evitar una imposición.

 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook