b_400_0_16777215_00_images_portada_septiembre_nino-paredon-chiapas.jpg

Texto y foto: Sergio Melgar.
Paredón, Tonalá.-El terremoto de 8.2 grados en la escala de Richter del jueves 07 de septiembre pasado, provocó una tragedia de la cual los chiapanecos aún no terminan de asimilarlo, así como 16 muertes y más de un millón y medio de damnificados.

Sin luz, sin agua, aún sin censo completo, durmiendo en sus patios, en hamacas o en tiendas de campaña, los habitantes de Paredón, municipio de Tonalá, sobreviven a las réplicas.
Doña Carmita Hernández Córdova, del barrio Las Flores, perdió su casa y su tortillería. A ellas se le cayó la casa.
“Aquí corrí, aquí se cayó la barda, se cayó la casa, se abrió la tierra, yo me quedé parada aquí. La tortillería apenas la acababa de abrir, tenía tres meses, perdimos todo, desenterramos dos colchones pero no sirven, están mojados”.
-Qué mensaje le enviaría al gobernador Manuel Velasco?
-Me hubiera gustado que él me hubiera escuchado, vino a la casa de atrás, pero ya no llegó a mi casa, estamos afectados, que tristeza me dio que me ignoró, cuando me le acerqué no quiso hablar conmigo, el guarura me empujó”-dijo.
María del Carmen Hernández asegura que están viviendo en un rancho, porque no tienen donde vivir, y a raíz del tronido, a cada rato salen corriendo por las réplicas que hay, no tienen sosiego.
Una de sus hermanas, señala: “estamos en la calle, todos, aquí desayunamos, comemos, si nos reímos pero es de los nervios, porque estamos sin un peso, y para acabarla de amolar, pasan dando unas despensitas a unos cuantos, previa copia de la credencial de elector”.
A Tomás Manuel, del barrio Juan Sabines II, se le destruyó toda su casa: se le hundieron los pisos, las paredes se agrietaron, ya no puede vivir allí porque es un riesgo, pero tampoco se anima a dejar su casa porque ya han entrado a robar en otras casas.
A doña Consuelo Espinosa Citalán, viudad desde hace años, su horno de ladrillo y adobe se le cayó: “Se me acabó mi machete, lo que me mantiene, yo le pido al gobernador Manuel Velasco que nos ayude, se me destruyó mi casa, mi baño, pero lo que más siento es mi horno, donde cocinaba”.
Las historias son similares, la tristeza es la misma: son más de 350 casas dañadas parcial y totalmente, no hay agua, están reconectando la luz, pero no hay agua potable y ahora ni peces, porque las réplicas han ahuyentado a los peces.
Hay además más de 450 personas que están comiendo y durmiendo en el albergue en la preparatoria Juan Sabines Gutiérrez, en donde la marina, la secretaría de pesca y Sedesol están dando no sólo alimentos sino colchonetas y agua a los damnificados.
Meten como orador a aspirante a alcalde
El pasado lunes que llegó el Presidente Enrique Peña Nieto a Paredón, Tonalá, tanto al exalcalde y exdiputado local de Tonalá, David Aguilar, lo pusieron como orador y se presentó como “profesor” además de agradecerle al Presidente su interés por los damnificados.
Otro de los oradores, fue Azariel Hernández, el Ratón, uno de los dirigentes de una de las cooperativas pesqueras, quien invitado por David Aguilar y el secretario de Pesca, le agradeció hasta en tres ocasiones a Peña Nieto las atenciones recibidas.
Lo que el presidente Peña ignora es que un día antes David Aguilar anduvo pasando a todas las calles de Tonalá, ofreciendo despensas y pidiendo copias de credencial de elector, para que su gente, de su grupo político, saludara a Peña Nieto: había que acuerpar al Presidente para que no escuchara las protestas.
Hay otras comunidades muy afectadas: Lázaro Cárdenas en Cintalapa; pesquerías de Pijijiapan, el ejido Quintana Roo en Jiquipilas, Ocozocoautla, Berriozábal, Villaflores, Chiapa de Corzo. Son 97 municipios, de los 122, que presentan daños parciales o totales en casas.
Oaxaca
En Oaxaca, los municipios más dañados son: Juchitán, Ixtepec, Matías Romero, Chahuites, Tapanatepec, entre otros: allí hubo 95 muertos, hay muchas casas destruídas, y al igual que en Paredón, los damnificados están viviendo en los patios, afuera de sus casas: no se animan a dejarlas por la rapiña.
Falta la reconstrucción: Ningún constructor chiapaneco quiere ayudar, simplemente porque el gobierno del estado no les ha pagado, a la gran mayoría les adeuda y les han dicho que no hay dinero para pagarles.
Esta tragedia aún empieza.

 

 

 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook