Ocupa Chiapas séptimo lugar nacional en feminicidios

b_400_0_16777215_00_images_portada_febrero_feminicidios-chiapas.jpg

Texto y foto: A. Marroquín

Si los mecanismos individuales de prevención funcionaran en el estado, Chiapas no reportaría un feminicidio cada 6.2 días durante el 2018; acto macabro que sigue sin sensibilizar y humanizar a las autoridades, alertaron activistas.

No es cuestión de cifras o de ver cuantas mueren al año, afirma Martha Figueroa Mier, presidenta del Colectivo de Mujeres de San Cristóbal (Colem), quien desde más de un año ha reportado la poca funcionalidad en los protocolo de seguridad de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

Asevera que a 29 días del primer feminicidio registrado en el país y en el estado (Tapachula), el contexto de Maribel Vázquez Sánchez, de 40 años; Grecia Carola Cruz Méndez; de 18 años y el de Gloria Georgina Castellanos Balcázar, de 24 años; son diferentes, pero conectados a la crueldad de como se dieron sus muertes.

“Para que funcionara (la AVGM) tendría que no haber ninguna asesinada, como yo le dije al fiscal no es cuestión de cifras, no es cuestión de ver cuantas, si no es competencia; competencia macabra quien tiene más o quien tiene menos, pero es obvio que no están funcionando los protocolos, los mecanismos individuales de prevención, como las órdenes de protección”, subraya.

Por otro lado, Alejandro Mancilla, primo de Castellanos Balcázar, menciona que dos semanas de la muerte de Gloria persisten la incertidumbre de cómo y de qué forma se presentaron los hechos de su muerte, considerando la contradicción de las indagatorias y de las declaratorias de los presuntos responsables.

Asimismo, asegura que ante la falta de peritaje en el caso no se pudo relacionar el asesinato con un acto se abusó sexual, ya que de acuerdo a la necropsia de ley este no figuró dentro de las posibles sospechas de violación.

“A ellos le comentaron que no fue violada; eso fue lo que dieron a conocer a todos los familiares, que estaba golpeada de la cara, de que abuso sexual no”, agrega.

Violencia estructural

Para Figueroa Mier los cuatro feminicidios reportados en enero de 2018 son un reflejo de la opacidad y omisión de las autoridades estatales, quienes en menos de tres años no han dado la cara por los 260 asesinatos contra mujeres.

“El año pasado fueron 120 muertes violentas, de ellas habría que restar como 11 tentativas de feminicidio, algunos más que fue suicido; además de las 120 reportes hay 34 muertes pos parto”.

“Entonces serían 154 por la razón que pedimos la alerta de género, que es por violencia estructural feminicida, son menos que el 2016, en el 2016 fueron 136”, menciona.

A esto, precisa que la muerte de Maribel Vázquez, tuvo caminos de omisión y proteccionismo en las indagatorias.

“Este militar, señor Agustín tenía orden de protección, ya sabían que era él y no la habrían detenido, entonces es obvio aún en las grandes ciudades como Tapachula, San Cristóbal, en Tuxtla faltan todavía más elementos, más capacitación”, comenta.

De esta forma, puntualiza que durante el periodo del 2012 al 2017 existen más de 40 sentencias condenatorias por feminicidio y comparado con otros estados la de Chiapas sería más alta.

Sin embargo, reconoce que algo de la AVGM está funcionando porque “si bajaron los números, otro elemento que te puedo decir que está funcionando es que están deteniendo a los responsables, cosa que en el 2012, 2013 no estaba ocurriendo”.

Séptimo lugar

De acuerdo al Secretariado Ejecutivo de Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), para el 2017 Chiapas ocupó el séptimo lugar a nivel nacional por violencia extrema hacía las mujeres, ya que se contabilizaron 29 casos.

A lo anterior, el secretariado ejecutivo destaca que el municipio de Tapachula ocupó el lugar 29 de 100 municipios a nivel nacional con mayor número de feminicidios, seguido de Tuxtla Gutiérrez que se posicionó en el lugar número 32 y Suchiate en el lugar número 38.

Se trata de evitar más víctimas

A su vez, María Enriqueta Burelo Melgar, titular de la Secretaría para la Igualdad de las Mujeres en Tuxtla Gutiérrez, explica que ante la ola de asesinatos durante el primer mes del año, el organismo trabaja para sensibilizar a la población, ya que para erradicar la violencia contra la mujer es un proceso de mediano a largo plazo.

“Nosotros esperamos que llegue un día que no exista un solo feminicidio en Chiapas, no. Es un proceso largo, porque también es un cambio de actitudes de los hombres que es cuestión de educación, que eso va hacer un proceso desafortunadamente a mediano y a largo plazo”, dice.

Respecto a los feminicidios registrados en Arriaga, en Los Altos, Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, remarca que es un tema de la fiscalía, ya que los crímenes han conmovido de manera radical a la población.

“Yo confío que la fiscalía general haga su trabajo, también el tribunal a través de la justicia. Lo importante es que no haya impunidad, que la ciudadanía confíe en las instituciones de administración y procuración de justicia”, declara.

Por ello, menciona que a un año de entrar en vigor la Alerta de Violencia de Género en el estado, la secretaría acude a centro educativos para para orientar a los jóvenes en temas de seguridad y social, ya que la violencia en las mujeres se presenta por primer vez en el noviazgo.

“Acudimos a las preparatorias, a las universidades con el fin de que las jóvenes tengan orientación de cómo cuidarse, cómo atender, cómo no involucrarse en relaciones peligrosas porque muchas jóvenes viven episodios de violencia en el noviazgo, eso es lo que se trata de evitar más víctimas, como el caso de Gloria”, dice.

Salvo eventos como el de Castellanos Balcázar

Por otro lado, Moisés Grajales Monterrosa, secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Tuxtla Gutiérrez, resalta que ante el homicidio de Gloria Castellanos en la capital del estado se connota las carencias de la policía municipal, donde el mayor reto es fortalecer el trabajo preventivo e incentivar la denuncia de los agravios.

En cuanto a la parte institucional, destaca que la falta de atención, de sensibilidad e inmediatez para prestar un auxilio presentan una mayor incógnita.

“En 2017 la incidencia delictiva terminó con una baja considerable, de un 16 a un 20 por ciento los últimos cuatro meses del año, en cuanto a enero la incidencia va a la baja, salvo eventos como el de Castellanos Balcázar, la joven de 24 años”, sostuvo.

Respecto a los problemas de seguridad en la capital, afirma que Tuxtla Gutiérrez es una ciudad segura y continuará trabajando para reforzar la seguridad en el municipio.

“Es un municipio seguro, hay comisión de delitos, personas aseguradas y vamos a reforzar para que sea más aseguro”.