b_400_0_16777215_00_images_portada_marzo_cuarto-oscuro.jpg

Texto: Sergio Melgar

Foto: Cuarto Oscuro

Marzo fue un mes crucial para los periodistas en el país: en el tercer mes del año asesinaron a tres compañeros periodistas en Guerrero, Veracruz y Chihuahua además de que lesionaron de gravedad a otro compañero periodista del diario La Opinión de Poza Rica, Veracruz.

Guerrero, Veracruz y Chihuahua
El pasado jueves 3 de marzo, el reportero de la sección policiaca, Cecilio Pineda Birtofue acribillado a balazos en Pungarabato, Guerrero.
Según la nota, “De acuerdo con las primeras investigaciones, los hechos ocurrieron este jueves, aproximadamente a las 19:30 horas, en la colonia La Costita de Ciudad Altamirano, cuando la víctima se encontraba en una hamaca en un auto lavado “El Tito”, mientras le hacían el servicio a su auto y al lugar arribaron dos hombres a bordo de una motocicleta y le dispararon en varias ocasiones.
El comunicador, que cubría la fuente policiaca, fue trasladado con vida a una clínica para su atención médica, sin embargo, murió en el nosocomio, debido a la gravedad de sus lesiones.
El vocero de Seguridad, Roberto Álvarez Heredia, informó, a través de un comunicado, que la FGE realizará las indagatorias necesarias para identificar y detener a los responsables, para llevarlos ante las autoridades judiciales.
A Cecilio Pineda Birto, ya lo habían amenazado porque manejaba nota roja, vinculada precisamente a ejecuciones en esa región de Guerrero.
Veracruz
El pasado 19 de marzo, saliendo de un restaurante en Yanga, Veracruz, donde desayunaba con su esposa, el columnista Ricardo Monlui Cabrera fue asesinado de varios balazos por sujetos desaconocidos que se dieron a la fuga y dejaron lesionada a su esposa.
Según la nota de Animal Político, “Monlui, originario de Córdoba (zona centro de Veracruz), era autor de la columna “Crisol”, que publicaba en El Sol de Córdoba, y en distintos medios de Xalapa.
Jorge Morales, secretario de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP), confirmó el deceso y dijo que no resultó lesionado algún familiar de Monlui Cabrera.
Explicó que el periodista no tenía activado algún esquema protección, de parte de la CEAPP.
Ricardo Monlui abordaba en su columna temas cañeros. Se desempeñaba como director del impreso El Político; y dueño del portal digital elpolitico.com.mx, además como presidente de la Asociación de Periodistas y Reporteros Gráficos de Córdoba y la Región.
Fue también jefe de prensa de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar CNC.
En diciembre de 2010, su hijo, Ricardo Monlui Ruiz, fue atacado a balazos en el municipio de Ixtaczoquitlán, conurbado a Córdoba.
En su declaración acusó que fueron policías municipales quienes lo plagiaron, le dispararon y abandonaron en un camino comunitario.
Ya había sido amenazado, pero no tenía activado ningún esquema de protección.
Chihuahua
El pasado jueves 23 de marzo, la compañera reportera Miroslava Breach Velducea, corresponsal del diario La Jornada y columnista del Norte de Ciudad Juárez, fue ejecutada cuando salía de su casa antes de la siete de la mañana, para salir a dejar a su hijo a la escuela.
Según la nota de Animal Político, “La periodista Miroslava Breach fue asesinada este jueves fuera de su casa en la ciudad de Chihuahua.
Hombres armados le dispararon cuando salía de su domicilio a las 7:07 de la mañana,  a bordo de su camioneta color rojo.
La organización Artículo 19 confirmó que está al tanto de los hechos ocurridos en contra de Breach, quien era corresponsal del diario La Jornada en Chihuahua y colaboraba en el medio Norte Digital Ciudad Juárez.
Los periodistas de Norte Ciudad Juárez dieron un posicionamiento por el asesinato de la periodista.
“Elevamos un reclamo de justicia por una muerte que no debió ocurrir (…) por un gremio lastimado, sobajado por la violencia criminal e institucional”, indicaron en un audio publicado en el sitio de noticias.
Agregaron que “no nos queda la menor duda de que las balas que cegaron la vida de Miroslava son producto de su actividad profesional. Señor procurador de la República, gobernador, los periodistas de Norte Ciudad Juárez exigimos el esclarecimiento del crimen de nuestra compañera periodista, y castigo a sus perpetradores”.
Miroslava ya había recibido amenazas por los temas periodísticos que cubría. En el sitio del crimen, los sicarios dejaron una cartulina que decía: “Por lenguona, sigue la gente del gober, sigue el gober”.
Periodistas, silenciados por el crimen organizado: Sarelly Martínez
Para el doctor Sarelly Martínez Mendoza, autor de varios libros de periodismo, los tres crímenes de periodistas en Guerrero, Veracruz y Chihuahua, son parte de la descomposición social que vive el país y del silenciamiento a periodistas incómodos por parte del crimen organizado.
En entrevista vía telefónica, el doctor en comunicación Sarelly dijo: “Lo veo como parte de la descomposición social que se vive en el país, estos crímenes van vinculados a una cuestión del narcotráfico, con un aspecto más claro con lo de Breach, pero los otros también tienen un perfil que nos hace suponer que están más allá de una relación política, hay una actividad periodística que denuncia actividades vinculadas con la delincuencia organizada, eso se traduce con acallamiento de periodistas.
“Me parece que esto no tiene que ver con la actividad política, los políticos en México no tienen como hábito matar periodistas, está muy claro, pero el lenguaje del crimen organizado es un lenguaje de balas, de matar, de silenciar, a periodistas y a personas que creen les estorba su actividad. En Chiapas, han pensado que a los periodistas los compran, pero tiene que ver con que en Chiapas no tenemos esa presencia tan destacada del crimen organizado como lo tienen en otras partes del país, hay estados en donde no se registran asesinatos de periodistas desde hace muchos años, como la península de Yucatán, Chiapas, Querétaro, que es como una isla, dentro de estas actividades delincuenciales que se dan en Veracruz, Michoacán, Guerrero, es parte de la descomposición que se vive en el país y las denuncias que se dan, además de las relaciones de narcopolítica, que ya hemos visto en algunos estados.
-A los tres periodistas, ya los habían amenazado de manera anónima, pero nadie les dio protección…
-Sí, pero ellos no lo hicieron expreso . En el caso de Veracruz sí, pero en el caso de Breach no lo hizo expreso, sólo lo sabían sus amigos y su familia, y eso que era amiga del gobernador Javier Corral, su hija de ella trabajaba con Javier Corral, pero también es una lección para los nuevos gobernadores que intentan meterse a perseguir narcos, como es el caso de Corral y en el caso de Veracruz, cuando llega un nuevo personaje a tratar de ordenar el caos.
-Ahora están matando a periodistas, al mensajero, se desquitan con el eslabón más débil, qué opinas de esto?
-Si, por supuesto, porque es parte de los códigos que ellos tienen, del silenciamiento, de la desaparición de personas, a ellos les incomoda mucho la crítica periodística, pero además se daña a una parte importante de la sociedad, asesinar a un periodista lleva otro mensaje, es el sometimiento de la sociedad a un grupo delincuencial, no es sólo matar a una persona, no es que el periodista sea más que otra persona, pero ejerce una función básica que es la libertad de expresión. En Chiapas, desde 1993 no tenemos periodistas asesinados, pero sí tuvimos a ocho colegas desde los setentas hasta 1993-concluyó.

 

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook